Estella-Torres del Río

Aunque el frío hace mella en nuestros camino, eso no impide que mis pasos se detengan, porque llevo el calor de mis compañeros de viaje, aunque se que ellos se lo están pasando de miedo con los juegos, la gastronomía y los bailes, yo estoy contemplando unos paisajes preciosos y conociendo unas personas encantadoras que me acompañan en mi misión.

Gracias a Asun y el Albergue de Estella, he podido conocer un pueblo maravilloso y unas gentes extraordinarias, y así se lo he trasladado a mis compañeros de viaje.

Ahora continuo mi viaje hacia Torre del Río guiado por mi gran compañero Adrián Rayo, nos espera un viaje muy emocionante.

peregrino-voluntario-adrian-rayo

¡Os seguiremos contado!

Bienvenidos a esta proyecto, que inicia un camino de unión entre dos generaciones tan alejadas en el tiempo, y tan cercanas gracias a esta experiencia.

A %d blogueros les gusta esto: