Puente la Reina-Estella

Después de una semana en la que los san fermines y su fiestas ha sido el foco de nuestra etapa del camino, las cuales nos ha dejado extenuados, esta semana la hemos tomado con más calma, disfrutando de lo que nos ofrecía el paisaje y el recorrido entre Puente de la Reina y Estella.

Nos hemos aprendido  la historia del puente que da nombre a este pequeño pueblo del camino,del que aunque no tengamos muy claro quien mando construirlo, si sabemos que fue una  reina. Este puente cuenta con muchos detalles que nos llamaron la atención, como unos arcos interiores que están construidos bajo el puente, dónde antaño se exhibían imágenes de Santos para la devoción de los peregrinos.

Este puente, que desemboca en la calle mayor ( cómo en  Pamplona), nos acerco a conocer la Iglesia de Santiago, aunque la que nos llamó la atención, es la conocida como “Iglesia del Crucifijo”, el la cual se encuentra un crucifijo único en la península, pues tiene forma de Y.

Además, tuvimos tiempo para disfrutar de su producto más típico, los pimientos de piquillo conocidos en la zona como “Oro Rojo” debido al valor que tiene para los habitantes de estas tierras. Probamos también uno de sus juegos tradicionales, conocido como “La palanka”, por lo que probamos nuestra fuerza viendo quien lanzaba mas fuerte.

Por último, conocimos a otros “habitantes” de la zona, unos animales ya conocidos por todos, los jabalíes, por lo que decidimos obsequiar a nuestros pequeños con uno de ellos, damos fe de que no nos quedaron nada mal.

¡Hasta la próxima etapa!

 

 

Bienvenidos a esta proyecto, que inicia un camino de unión entre dos generaciones tan alejadas en el tiempo, y tan cercanas gracias a esta experiencia.

A %d blogueros les gusta esto: