Terradillo de los Templarios – El Burgo Ranero

Esta semana hemos visitado el pueblo palentino de Terradillo de los Templarios, que tiene este nombre por la forma en la que se construyeron sus casas (con adobe) y por la importante presencia que tuvieron los templarios en esta zona.

Destaca su iglesia de San Pedro con una retablo del siglo XVII y un crucifijo del siglo XIV.

En esta parroquia corre la leyenda que atañe a los templarios que dan apellido a este lugar, pues al parecer un párroco, todos los años peregrinaba a Santiago para regalarle al cabildo de la catedral un huevo. Y pensareis…¿Que tenía de especial el huevo? ¡Pues que era de oro!, pues en esta pequeña parroquia se encontraba la famosa gallina de los huevos de oro. Dicen que los templarios la escondieron en el Alto Torbosillo porque el cabildo la quería para sí, pues la avaricia fue más fuerte, que la ofrenda que le hacían.  Después de oír la leyenda, pensamos, nosotros también le haremos la ofrenda a nuestros peques.

Pero como todo no es andar y escuchar historias, aprendimos el juego tradicional de la zona, los Bolos Palentinos y tenemos que decir que no se nos dan mal.

Y claro, despues de tanta historia y tanto juego, había que reponer y decidimos cocinar el postre típico, Tocinillos de Cielo, pero tuvimos algún problema, porque tanto no reímos que … se nos quemó……….. y tuvimos que utilizar el método tradicional…. ir a la nevera a cogerlos…

La verdad que los compis no notaron la diferencia.

Con mucho pesar nos tenemos que despedir hasta después del verano, porque tenemos miedo a que Peregrillo se queme con el Sol, así que le hemos mandado volver y así aprovechamos a que nos ayude a preparar las etapas.

Gracias a todos por acompañarnos en estas 16 etapas.

Bienvenidos a esta proyecto, que inicia un camino de unión entre dos generaciones tan alejadas en el tiempo, y tan cercanas gracias a esta experiencia.

A %d blogueros les gusta esto: